Docentes generaron debate en Clase Cero de Intervención en Bullying y Mediación Escolar

La actividad gratuita realizada el pasado miércoles 01 de agosto reunió desde inspectores a educadoras de párvulos

La Clase Cero del diplomado “Intervención en Bullying y Mediación Escolar” realizada el miércoles 01 de agosto, contó con la participación de 10 profesionales, entre ellos educadores de párvulos, docentes de primer ciclo básico, educación media e incluso inspectores.

En la instancia participó la coordinadora del diplomado, Gladys Valdés y la docente del programa, Beatriz Barra. Quienes expusieron sobre “El Bullying desde una mirada antropológica”, “Bullying como tipo de violencia”, “Ley de Acoso Escolar” y “Rol de la familia”.

“El bullying es un tipo de violencia grabe en el contexto escolar y es de suma importancia contar con herramientas teóricas y prácticas para manejar éticamente este problema dentro de los establecimientos educativos”. Señala la antropóloga Beatriz Barra, al ser consultada sobre la necesidad de potenciar dinámicas de apoyo a los profesionales que se ven enfrentados a este fenómeno.

Tras las exposiciones, los docentes no tardaron en indicar sus principales dificultades al abordar el bullying en sus establecimientos, señalando la carencia de actualización en los reglamentos internos de las escuelas. Mientras otros, argumentan que la falta de experiencia en el área, sumado a la nula inversión en equipos e infraestructura les juega en contra para enfrentar la tarea.

Loreto Rojas, inspectora asistente al encuentro, fue ex estudiante de la segunda versión de este diplomado y expresó su voluntad de retomar el programa debido a la importante actualización en contenidos: “Para mi hubo un antes y un después al estudiar la segunda versión de este diplomado, ya que aprendí a manejar situaciones que antes no podía y eso me empoderó. Por otra parte, el hecho de que las generaciones vayan cambiando, es decir, vayan cambiando los alumnos y apoderados, una como profesional siente la necesidad de capacitarse y actualizarse ante este problema.”

En la revisión del estudio “Bullying en establecimientos educacionales” realizado por el Instituto Nacional de la Juventud en 2017, se precisa que este es un fenómeno que ataca con mayor fuerza a jóvenes de 15 a 27 años.  Información que contrasta la educadora de párvulos Rosa Orellana, quien asegura lamentar actitudes violentas en sus estudiantes y además expone un punto clave: “en este problema hay una familia detrás. Si yo tengo un niño agresivo en mi curso, tengo que trabajarlo con la familia y para eso, yo como educadora necesito las competencias para manejar la situación apoyando a este menor y así trabajar la consigna de mi establecimiento, la inclusión”.    

Cabe señalar, que según el Compendio Estadístico 2017 de la Superintendencia de Educación, se recibieron 2.984 denuncias por casos de maltrato entre estudiantes: 1.717 por ataques físicos y 1.267 casos de índole psicológico. Estas denuncias aumentaron en un 23% respecto al 2016.

Pero este fenómeno no sólo es nacional, el bullying ha tomado envergadura mundial, lamentando situaciones como suicidios y tiroteos en colegios. Siendo EE.UU uno de los países con mayor taza de violencia escolar según la OCDE.