Inclusión: una tarea de todos

La inclusión de personas con capacidades especiales en actividades cotidianas requiere de políticas y prácticas diseñadas para eliminar las barreras, ya sea físicas o de comunicación que dificultan la participación plena de estas personas en la sociedad, de manera que tengan las mismas oportunidades para desarrollarse que las personas sin discapacidad.

Bajo este concepto, la inclusión implica las siguientes consideraciones:

1.-  No discriminar: Todas las personas deben recibir un trato justo, y no ser menoscabados por sus capacidade físicas, apariencias, religión, nacionalidad o discapacidad.

2.- Diseño universal: Los productos, las comunicaciones y el ambiente físico deben ser utilizados más por la mayor cantidad de personas posible.

3.-  Adaptaciones razonables: Se deben modificar objetos, procedimientos, o sistemas con el fin de permitir que una persona con una discapacidad los use al máximo posible.

4.-  No estigmatizar: Eliminar la creencia de que las personas con discapacidad están enfermas o no son capaces de realizar lo que se propongan.

La Universidad de Concepción, a través de Formación Permanente ofrece un programa que brinda la posibilidad a los profesionales que se desempeñan en las áreas de educación, de la salud, en el ámbito social y en el diseño arquitectónico y tecnológico de adquirir conocimientos, herramientas y desarrollar competencias; además de implementar estrategias  para gestionar técnicamente el proceso inclusivo en una organización, tanto pública como privada, de manera de contribuir a la igualdad de oportunidades de personas con discapacidad.

Se trata del Diploma Estrategias de apoyo para la inclusión de personas con discapacidad , una gran oportunidad para capacitarte en este relevante tema para el desarrollo de una sociedad más igualitaria, justa e inclusiva.